Josef Martínez, una sola realidad superando la adversidad 1

ATLANTA - La ambición por una nueva temporada comenzó como cuando un niño estrena juguete nuevo. Era una noche fría en Nashville, justo cerrando el mes de febrero, en el primer partido de la temporada regular de la MLS en 2020.

Josef Martínez arrancó como titular buscando de nuevo iniciar la que prometía ser una tercera campaña exitosa con Atlanta United FC. El delantero venezolano había llegado al club en 2017, pero fue en 2018 y 2019 donde cimentó su legado para convertirse en una de las mejores contrataciones en la historia de la liga, con un título de la MLS Cup, uno de la U.S. Open Cup y otro de Campeones Cup.

Sin embargo, aquella noche en Nashville quedará en la historia de Atlanta United como una de las jornadas más sombrías del club. A pesar de la victoria por 2-1, Martínez sufriría una lesión del ligamento cruzado anterior en su pierna derecha que estuvo a punto de marginarlo por completo de las canchas. 

“Yo no quería volver a jugar”, asegura Martínez al reflexionar sobre lo que fueron esos momentos de incertidumbre. “Ver todo lo que he tenido que vivir desde hace seis meses para acá, es lindo y es duro. El día a día me costaba mucho sobre todo cuando buscaba recuperar el ritmo”.

Martínez estuvo fuera de las canchas un poco más de un año.

Josef Martínez, una sola realidad superando la adversidad 2

Desde que llegó a Atlanta, Martínez se acostumbró a ser una figura reconocida gracias a sus goles. La atención, los flashes fotográficos, la ilusión de los aficionados, la camaradería de sus compañeros, todo eso se difumina cuando un goleador no está en la cancha anotando goles.

El 2021 ha sido el año menos prolífico en cuanto a producción goleadora para Martínez en Atlanta United. Desde que jugó su primer partido con el club en 2017 hasta el día de su lesión en 2020, Martínez gozaba con un promedio de gol de 0.87 anotaciones por encuentro; en 2021, desde que regresó a las canchas, promedia apenas 0.43 goles por partido.

“Nosotros los futbolistas vivimos en una burbuja. Es como si fuéramos intocables. Si necesitas que te arreglen el agua, llamamos a alguien, y así con el Internet de la casa, si le pasa algo al carro”, asegura Martínez. “Pero cuando dejas de ser futbolista, te conviertes en una persona normal. Dejas de tener quién te arregle la Internet, dejas de tener el mismo sueldo y la gente deja de quererte igual.

Eso lo viví cuando me lesioné. Nadie habla de ti; en Venezuela nadie se acordaba de mí, muchos compañeros y entrenadores me dejaron de llamar. Cuando estás mal, nadie te quiere, pero cuando estás bien, entonces todos son amigos tuyos y quieren estar al lado tuyo”.

La lesión, además, le llegó a Martínez en el peor momento, cuando el Planeta atravesaba por una pandemia global. El aislamiento, la soledad y el estar impedido para jugar al fútbol fue un cóctel de situaciones difíciles de asimilar para el goleador histórico de Atlanta United.

Ese tiempo le sirvió, además, a Martínez para reflexionar acerca de las cosas importantes en la vida. Una de ellas, que le puso de nuevo los pies sobre la tierra, fue la que vivió en la temporada 2013-2014 con el Young Boys de Suiza.

“Habíamos tenido un entrenamiento muy malo y había gente que estaba construyendo un edificio del otro lado. Entonces, el ‘profe’ Ulrich Forte paró el entrenamiento y nos hizo que miráramos a las personas que estaban trabajando”, recuerda Martínez. “Nos dijo, ‘ellos están aquí por un sueldo mínimo, están aquí por ocho horas y hacen el trabajo mejor que cualquiera. Ustedes tienen que agradecerles a ellos porque hacen un trabajo de tan solo dos horas por un sueldo importante. Esa gente que está allá desearía estar en su puesto”. 

Aquella charla se le quedó grabada a Martínez para siempre, lo que le permitió desde entonces reconocer la importancia de la gente que está a su alrededor y quienes trabajan para que él esté donde está. 

“Yo me veo en esa gente porque mi papá, mi mamá, mis abuelos, mis hermanos, tienen que trabajar fuerte para conseguir lo que tienen. A mí me cuesta aceptar que personas que tienen alguna comodidad financiera no hagan su trabajo al cien por ciento”.

Josef Martínez, una sola realidad superando la adversidad 3

Producto de su lesión, Martínez duró 582 días sin marcar un gol por temporada regular de la MLS (440 en todas las competencias) desde el 6 de octubre de 2019 ante New England Revolution hasta el 9 de mayo de 2021 cuando abrió el marcador en el empate 1-1 en su visita al Inter Miami CF. Curiosamente fue ante el mismo rival, pero esta vez en casa y luego de casi cinco meses, que Martínez consiguió anotar el único gol en un partido cerrado ante Miami el pasado 29 de septiembre; un gol que quedará por siempre en la historia de Martínez y de Atlanta United.

Corría el minuto 76 del partido sin goles aún, cuando el argentino Ezequiel Barco abrió la pelota por la banda izquierda para el irlandés Jake Mulraney quien a su vez filtró el balón en el borde del área para George Bello, el defensor de la selección de Estados Unidos. Bello envió un centro al corazón del área pero el exjugador de Atlanta United, y ahora capitán de Inter Miami, Leandro González Pírez detuvo la pelota con su brazo izquierdo mientras intentaba fallidamente pegar su extremidad a su cuerpo. Penal.

El estadio Mercedes-Benz estalló en un júbilo inesperado para un partido tan cerrado. Sin embargo, casi de inmediato, un silencio tenso se apoderó del ambiente.

Durante todo el partido, cada jugador del equipo se había encargado de buscar a Josef Martínez, quien estaba a una anotación de llegar a los 100 goles con Atlanta United, en todas las competencias. Cada futbolista, aficionado, periodista - y quizás hasta los árbitros - sabía quién iba a ser el encargado de cobrar el penal.

Barco, quien había iniciado la jugada, recogió el balón del suelo y se lo lanzó con la mano a Martínez resolviendo cualquier duda, si es que existía. Josef cobraría el penal.

“Creo que es una de las pocas veces que no quería cobrar un penal”, reconoció Martínez en exclusiva con el equipo digital de Atlanta United. “En casa se me hace más difícil cobrar un penal, por la emoción de la gente y por el momento en que estaba el partido, con un 0-0 y a punto de terminar”.

“Solo quise patear a ver qué pasaba”.

Josef Martínez, una sola realidad superando la adversidad 4

Con su tradicional carrera corta y su típica pausa que desaira a cualquier portero, Martínez envió la pelota a descansar sobre el abrazo enternecedor de la red. El venezolano le pegó al balón con su pierna derecha, la misma que frenó su carrera aquella noche en Nashville.

Los 17s, como se les conoce a los hinchas de Atlanta United, cantaron como quizás muy pocas veces lo habían hecho. Martínez, por su parte, los señaló en agradecimiento mientras trotaba hacia las vallas publicitarias donde una de las integrantes del equipo de contenido digital de Atlanta United lo esperaba con una camiseta que tenía su apellido y el número 100 en la espalda.

Josef hincó su cabeza, levantó la camiseta como si se la obsequiara a Los 17s y luego cubrió su rostro con la emblemática playera que registró la historia. Josef Martínez se había convertido en el primer jugador en toda la historia de Atlanta United en anotar 100 goles con el club, en todas las competencias.

Además, Martínez se convertía en el jugador que más rápido consiguió semejante marca en la historia de la MLS, tras registrar 125 partidos.

“Sentí muchas cosas… sobre todo un alivio”, reconoce Martínez acerca del momento en que la pelota tocó la red. “Cuando uno está cerca de llegar a una meta, se hace más difícil. Anotar ese gol fue como quitarme más de 1000 kilos”.

Sin embargo, aquí no terminan las metas para Martínez.

“Desde ese primer partido ante Miami [en mayo], que fue el primero después de mucho tiempo, esta era una de las metas que tenía, anotar 100 goles con el club [en todas las competencias]. Ahora me falta otra, la de 100 goles en la MLS”.

Josef Martínez, una sola realidad superando la adversidad 5